Vitral Septimo

Una vez presenciado el acontecimiento la imagen es trasladada a la ermita que estaba ubicada en la cima del cerro.

los indigenas se reunen ante el acontecimiento y acompañan entre canticos de alegria y multiples oraciones.

el vitral goza de una belleza que mantiene una uniformidad ya que no rivaliza con los anteriores y tampoco desmerece, cada vitral desarrollado por el artista cumplió con la tarea de ornamentar el templo y llenarlo de vida.

en este caso nuevamente una cinta decorativa despega del lateral inferior izquierdo, y contiene textos realcionados a la oracion a la Virgen Maria.

sobre los textos explicativos, nuevamente dos rostros un fraile franciscano y un indigena, las virgulas de la palabras ahora son azules con blanco, relacionados a los colores de maria, al centro unas flores.

Bajo el texto otros detalles importantes a ambos flancos los escudos de la orden franciscana y al centro una flor. pero esta flor tiene un espejo dentro de ella; este detalle es muy importante, en muchos de los altares podremos encontrar estos espejos, su funcion es la de que cuando una persona puede verse dentro de ellos automaticamente la persona pasa a formar parte del altar de esta manera uno forma parte de los ornamentos que componen un templo religioso.

el texto explicativo nos dice lo siguiente:

VITRAL SEPTIMO

"Entre jubilosos canticos y devotas plegarias los padres y los fieles trasladan la maravillosa imagen de María Sma, la señora de “Ocotlatia” (ocote que arde) a la ermita del cercano cerro de san Lorenzo que hoy se llama de Ocotlán."


(En memoria del Gran Pont. Pio XII quien prodigo insignes favores al culto de Ntra. Señora de Ocotlán)